¡Le cuento el milagro y también el santo de los exámenes en español!

A nosotros, los seres humanos, nos sale natural el emprender discusiones y debates sin tener todos los hechos a la mano y a veces, bajo desconocimiento total del asunto. Pero recientemente ha salido a relucir un asunto que merece la discusión profunda de todos los sectores envueltos. Me refiero a la abrupta suspensión de los exámenes en español en línea, esto en medio del encierro ocasionado por la pandemia del covid-19.

La idea de este artículo es ayudar a todos sus lectores a obtener el conocimiento sobre el marco histórico/legal que ha permitido la creación de los exámenes para radioaficionados en español. Y por extensión, comprender que este es un derecho adquirido el cual debemos defender con uñas y dientes. Y de paso también enseñarnos a evitar la trampa de contender entre nosotros mismos, como tan hábilmente se describe en la metáfora de la olla de jueyes.

¿Cómo?,¿Cuándo? Y ¿Por qué?

Comenzamos recordando que en el pasado eran los “ingenieros de campo” de la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones) los que se encargaban de ofrecer los exámenes para todas las licencias disponibles y entre ellas la de radioaficionado. Ya en el documento FCC 71-487 (Federal Register Vol. 36, No. 94, 1971) le instruía al ingeniero de campo lo siguiente:

“§0.314 (p) To act on requests for a waiver of the English language provisions of §§ 13.22 and 13.23 of this chapter in the case of Spanish-speaking applicants in around Puerto Rico and Miami, Fla., and to issue licenses bearing appropriate restrictions to those applicants found qualified.”

Ya en aquel entonces la FCC reconocía que el idioma inglés era un factor limitante y esto aunque el candidato tuviese los conocimientos necesarios. Tristemente la decisión de implementar o no esta exención recaía en el estado de ánimo del ingeniero de campo, el cual imponía su deseo en última instancia. Lo cierto era y es, que no nos interesaba mendigar una licencia, sino probar nuestro conocimiento bajo un examen en un idioma entendamos.

Tendrían que pasar varios años para lograr obtener algo más o menos parecido a lo que deseábamos. Ya el 10 de septiembre de 1980 la FCC se expresa en el documento 81 FCC 2d 133, 134 (1980) [RM-2529 & RM-2757; FCC 80-511] y en el cual podemos encontrar varias joyas históricas interesantes para compartir…

“5. We believe that there is merit in the petitioners’ request for optional Spanish language amateur radio examinations. Providing such examinations will allow prospective amateur radio operators the opportunity to take the examinations in either English or Spanish, depending on which of the two languages is more familiar to them. This should remove any language barrier which may exist for Spanish speaking applicants who are qualified to be FCC amateur radio licensees. Consequently, as our budget permits, we are producing Spanish language versions of our amateur radio examinations. Anyone who wants to take these Spanish versions in lieu of the English versions may do so. We will continue to produce the Spanish versions as long as there is a significant demand for them.”

Pueden ver que en esta reseña la FCC está reconociendo que el idioma inglés era una barrera para los solicitantes. También en un comentario previo dentro del mismo documento, los peticionarios explicaban el que los exámenes fueran en el idioma inglés había limitado el crecimiento de la radioafición en Puerto Rico. Durante esta discusión sale a relucir uno de los factores que controlan las decisiones de la FCC, siendo este el económico. Factor que eventualmente provocaría la muerte de este programa bajo la reducción de presupuesto federal. El segundo factor es el político o su facsímil razonable, el favoritismo.

“6. […] Concurrently, we began using the first Spanish language version of amateur radio examination combined element 2&3. We announced the availability of this examination in our News Release dated June 6, 1980. (mimeo 32396) Applicants who have no current amateur radio license can now choose to take the Spanish version of combined element 2&3 in lieu of the English version by simply asking the FCC examiner before testing begins.”

“7. We plan to produce Spanish language versions for all of the amateur radio written examination elements administered by our Field Operations Bureau. However, because of resource limitations, we are compelled to phase in these Spanish language amateur radio examinations one element at a time. We will issue a News Release announcing the availability of Spanish language versions for each element as soon as they are ready for use. We expect to have at least one Spanish version for element 3 ready for use by the end of this year and at least one Spanish version for element t(A) ready for use by Spring 1981. […].”

“9. Section 97.28 of the Rules does not specify any particular language(s) in which the written amateur radio examinations must be printed. No formal rule changes are necessary to grant SIRA’s request. Consequently, we are not granting the petitioner’s request that the rules be amended to specify the languages for the amateur radio examinations. However, we believe that our decision to produce examinations in both Spanish and English versions will, in effect, grant the relief requested by the Petitioners.”

Tanto en el punto 6 como en el 7 de este documento, vemos los esfuerzos de la FCC para proveer a la comunidad puertorriqueña de un sistema que les permitiera acceder a una licencia de radioaficionado a través de exámenes disponibles en español reconociendo así la necesidad y conveniencia de los mismos. Mientras, en el punto 9, aclara que no hay la necesidad de hacer mención a idiomas en específico ya que tan poco dice que se en inglés. Esto implica que el tener exámenes en español (al igual que cualquier otro idioma) no es ningún problema.

Otro cambio de importancia en la escena de la radioafición llegaría luego de la legislación 97-259 del congreso de los Estados Unidos de América el 13 de septiembre de 1982. En ella se le abría la puerta a la utilización de voluntarios no compensados por la FCC. Esto nos trae al próximo documento [PR Docket No. 83-27; FCC 83-433] donde se le da forma al sistema de examinadores voluntarios (VEs) y los coordinadores de examinadores voluntarios (VECs). Veamos varios detalles que nos aclaran sobre la naturaleza de esta creación:

“33. We also note, as we did in the Notice, that such organizations are necessary to accomplish the intent of the legislation; otherwise, rather than coordinating the efforts of our limited number of Field Operations Bureau district offices administering examinations, we would, instead, be expending much greater administrative resources in day-to-day dealings with hundreds or thousands of separate volunteer examiners nationally. We believe that VECs interposed between the Commission and the volunteer examiners will lend consistency to the program by acting as coordinators of volunteer efforts, by reducing Commission and individual examiner overhead and paperwork burdens, and by screening volunteers and verifying their results. We believe VECs will more fully accomplish the goal of the legislation—to provide for greater access of the general public to amateur operator examinations. Notice, at para. 16.”

Aquí se nos aclara por qué eran necesarios los VECs, ya que la FCC no tenía ni tiene el personal suficiente para atender directamente a los VEs y por tal razón era necesario un ente que sirviera de enlace entre ambos.

“36. The issue thus becomes whether the VECs would be involved in the «preparation» or «administration» of examinations. However, neither the statute nor its legislative history clearly indicate which activities would constitute administration and which would constitute preparation. It appears from the legislative history that the process of giving the actual examination was considered to be «administration». See H.R. Report No. 97-765, 97th Cong., 2d Sess. 29 (1982). The VECs would not, however, be involved in such activities. Thus, we cannot say with certainty that the activities performed by VECs are administrative activities contemplated by the conflicts provision. Indeed, it appears that many of the activities performed by the VECs may be considered as aspects of the preparation of examinations.”

Así se definían las posiciones, VECs preparaban los exámenes y los VEs los ofrecían. ¿De dónde se sacarían las preguntas?

“53. As we have indicated, we intend to develop large pools of questions for each license class from which the FCC will design each written examination by choosing a limited number of questions from each classes’ pool. […].”

Como vemos, sería la propia FCC quien se haría cargo del banco de preguntas. Y esto fue así hasta la aparición de una actualización a las regulaciones [PR Docket No. 85-196; FCC 87-158]. En esta la FCC se quitaba la responsabilidad de mantener el banco de preguntas y se la cedía a los VECs.

“10. At their conference on August 8, 1986, the VECs decided to use the existing question pools until January 30, 1988. In the interim, common question pools would be developed for future use. In view of the work which has progressed toward standard question pools and the widespread sentiment in favor of standardized pools, we will amend Section 97.521 to require that the VECs cooperate in maintaining a common standard question pool for each element. Maintenance of a question pool includes the revision of existing questions and the addition of new questions to reflect changes in technology, regulations or other developments which have a bearing on the amateur service. This requirement will go into effect on January 30, 1988. Until that time, questions will be drawn from the existing question pools which are frozen, except for changes to accommodate intervening changes in the other rules.”

Ҥ97.521 VEC question pools.

All VECs must cooperate in maintaining one standard question pool for each written examination element. Each standard question pool must contain at least ten times the number of questions required for a single examination. See Section 97.21. No question in a question set may be used for a written examination in an examination session coordinated by any VEC unless it appears on the standard question pool. The standard question pools must be published and made available to the public prior to their use for making question sets.”

Es aquí cuando se hace el cambio que abriría la puerta para la entrada futura del NCVEC (National Council of Volunteer Examiner Coordinators) y eventualmente del QPC (Question Pool Committee). Ahora los VECs eran responsables de la creación del banco de preguntas y en base a esas preguntas los VEs prepararían los exámenes.

Aprovecho para abrir un paréntesis en esta discusión y de paso utilizar el documento PR Docket No. 88-139 FCC 89-180 del 1989 para dar contestación a un comentario de un viejo recalcitrante que tiene la desdicha de dirigir una organización de radioaficionados. Dicha persona dice que está prohibido ofrecer exámenes fuera de los Estados Unidos. Mi respuesta es la de la propia FCC:

“37. The recommendation made by Adams [Ray Adams] concerning authorization for VECs to coordinate examination sessions anywhere in the United States is well taken. It is inconsistent for a VEC to be authorized to coordinate examination sessions in foreign countries many thousands of miles distant while being prohibited from coordinating a session in a neighboring state because it happens to be in another VEC region. To rectify this anomaly, we have modified the rule so that a VEC is not limited to a designated region in the United States.”

Así que no hay limitación alguna sobre donde un VEC puede impartir un examen, ya sea en Texas como en la luna. Contestada la pregunta.

La papa caliente…

Bueno regresando al tema principal, mientras ocurren estos sube y baja de regulaciones, ¿qué estaría pasando en Puerto Rico con los exámenes en español? Veamos el siguiente reporte que hace la ARRL (Vol. 21, No. 50 December 27, 2002; http://www.arrl.org/arrlletter?issue=2002-12-27)

“Spanish-language NCVEC question pools now available on the Web: For the first time, a National Committee of Volunteer Examiner Coordinators (NCVEC) question pool has been translated into Spanish and published on the Web to benefit of non-English speaking candidates in Puerto Rico. The Puerto Rico Amateur Radio League (PRARL), which has prepared Spanish-language question pool translations for the last eight years, has agreed to make available its Element 2 (Technician) Spanish-language question pool and corresponding graphics to other VECs. «It is a very accurate translation of the original version using Puerto Rican Spanish with insertions of English words when translated words are confusing or non existing,» said PRARL Secretary Victor Madera, KP4PQ–who also happens to be ARRL Puerto Rico Section Manager. The ARRL VEC Puerto Rico volunteer examiner team has offered Spanish-language tests at the Technician and General-class levels since 1994 and will now allow other VECs serving the Commonwealth to use its pool to generate their examinations. Exam-generating software is in the works and will be available on the Web as soon as it’s ready, Madera said. The PRARL also has produced study guides in Spanish, and these are available through local clubs to all interested persons. Visit the PRARL exam Web site <http://prarl.org/servicios.html#Examen> for more information.”

Como podemos ver aquí, la NCVEC descargó su responsabilidad de realizar la traducción del banco de pregunta al PRARL y el que ellos estuvieran ofreciendo exámenes por los últimos 9 años demuestra que la NCVEC no tenían ningún problema con ello. Por cierto, la mención de ofrecérselo a otros VECs que servían Puerto Rico es reconocimiento directo de estos otros también estaban ofreciendo exámenes en español bajo otra traducción.

Pero al parecer el ofrecimiento no fue aceptado por todos en Puerto Rico y 5 años después, el 17 de marzo de 2006, Víctor Madera le hace un reclamo formal a la FCC referente a las diversas traducciones en español. Recibiendo respuesta a través del documento DA 07-814 fechado 23 de febrero de 2007. En nuestro caso, nos concentraremos en la respuesta oficial que recibe de la FCC.

En dicho reclamo, Madera le dejaba saber a la FCC estaban circulando varios exámenes en español los cuales no eran uniformes y que las preguntas se preparaban aleatoriamente. El veía necesario enmendar la sección 97.523 (de aquel entonces) para que existiera un banco de preguntas en español. A continuación, la respuesta de la FCC antes de negarle su petición:

“The Commission’s Rules do not specify any particular language(s) in which amateur radio service written examinations must be administered. Consequently, no rule change is required for the NCVEC QPC to maintain Spanish-language question pools. The rules do, however, assign primary responsibility for maintaining the question pools to the VECs. Consistent with the Commission’s decision to require that the VECs cooperate in maintaining standard question pools for amateur radio operator examinations, it appears that the appropriate forum to address your concerns is the NCVEC QPC. In addition, we note that your concern about disparate treatment of Spanish speakers appears to be based on speculation. The petition presents no evidence of an existing problem meriting a rule change.”

Nuevamente la FCC nos recuerda que ellos no limitan el idioma en que se generen los exámenes y que por ende no es necesario dejarle saber bajo reglamento al QPC de la NCVEC que tienen que mantener un banco de preguntas en español. Pero, si es responsabilidad de los VECs el mantener un banco de preguntas y le hace la recomendación de que este asunto se discuta con el QPC de la NCVEC. Como premio de consolación le dejan saber que piensan que su reclamación es frívola.

Siguiendo la sugerencia de la FCC el asunto mencionado anteriormente es llevado a la reunión anual del NCVEC el 27 de julio de 2007 en Gettysburg, Pensilvania, como así lo indicara The ARRL Letter Vol. 26, No. 32 del 10 de agosto del mismo año (http://www.arrl.org/arrlletter?issue=2007-08-10). Veamos qué sucedió…

“There was a discussion at this year’s conference concerning whether or not the NCVEC should have a standard Spanish language exam pool. Currently, multiple Spanish pool translations are being used in Puerto Rico. The ARRL VEC brought up the idea of «only one standard pool version that could be used by the Spanish community,» and asked that the NCVEC «seek to establish and maintain one standard Spanish language question pool that conforms to be an exact translation of the current English language question pool for the purposes of being made available to the Spanish speaking public prior to its use for public study.»

[…].

ARRL President Joel Harrison, W5ZN, in an e-mail, concurred: «FCC Amateur Radio exams have been available in Spanish since before the creation of the VEC program, back when the FCC administered all the exams. Remember that the FCC regulates Amateur Radio (and other radio services as well) in Puerto Rico where Spanish is an official language and only a minority of the citizens are fluent in English.

[…].

[…].

After much discussion, the majority of VECs present did not think they would be able to utilize the Spanish version, and felt with the current resources available, people can be tested in Spanish if need be. Furthermore, the opposition said, the NCVEC has neither the staff nor the resources to undertake and monitor these additional pools.

A vote followed the discussion on the ARRL VEC proposal and the motion did not carry. The NCVEC did not endorse one standard Spanish question pool translation and chose not to develop a unified statement about foreign language exams.”

De la discusión y la decisión tomada por el NCVEC podemos aprender varias cosas:

Que para ellos está bastante claro que los exámenes en español se impartían desde mucho antes de la creación de los VEC y que así se debía mantener.
Que ellos no tienen ni el personal ni el deseo para envolverse en el proceso de traducción del banco oficial de preguntas.
Y que para ellos no es problema que existan varias versiones en español.

“Más claro no canta un gallo”. Algún tiempo después de esto, el cual no hemos podido determinar, se inserta la siguiente nota en el manual del NCVEC para los VECs, y dice así:

“3.8.5 Examinations in foreign languages

Written examinations may be administered in a foreign language provided that all three Administering VEs are fluent in the language and the translation of the questions, answers, and distractors is faithful to the meanings of the Standard Question Pool. VECs should require a signed statement from the Administering VEs that they are fluent and that the translations used were prepared by preparing VEs holding the required class of license. VECs may request that they supply copies of the translation(s) used.”

En resumen, después que los VEs dominen el idioma y la traducción en todos sus elementos sea fiel y fidedigna al banco de preguntas oficial en inglés, entonces todo está bien, todo es color de rosas. Ahora contrastamos esto con lo que aparece en las regulaciones de la FCC al día de hoy.

Ҥ97.507 Preparing an examination.

(a) Each written question set administered to an examinee must be prepared by a VE holding an Amateur Extra Class operator license. […]

(c) Each written question set administered to an examinee for an amateur operator license must be prepared, or obtained from a supplier, by the administering VEs according to instructions from the coordinating VEC.”

Entonces, según las regulaciones, si fue un Amateur Extra el que desarrolló la traducción como menciona el punto (a) y si se siguieron las instrucciones del VEC en base al punto (c) y los requerimientos del NCVEC según aparece en su manual, entonces estamos en cumplimiento ¿verdad?

Por los pasados 13 años, ese había sido el estatus quo. Entonces, ¿qué fue lo que sucedió? ¿De donde sale todo esto de la suspensión de los exámenes en español?

La olla de jueyes…

Esto arranca con un grupo de personas que viendo la imposibilidad y el peligro de los exámenes presenciales se acreditan con el que se convertiría en el VEC número uno en exámenes en línea, Greater Los Angeles Amateur Radio Group (GLAARG). Es importante mencionar, ya que ayuda a la comprensión de toda esta situación, que hasta antes de marzo de este año, GLAARG era un VEC más pequeño de EE.UU. y que de ser el pequeñín del barrio ha pasado ahora a tener más de 2000 VEs en su cartera.

Ahora según la información que circula de parte de la FCC, se entiende que lo que sucedió ocurrió de la siguiente manera. Al parecer, un candidato tomó un examen en línea y como les sucede a algunos, no pudo superar el examen. Un tiempo después y con más horas de estudio en su cinturón, dicho candidato se presenta para examinarse ante otro VEC logrando en esta ocasión pasar su examen y de paso aprovecha la oportunidad para descargar su frustración sobre el examen anterior.

Es aquí donde entra la metáfora del comienzo de nuestro escrito, la de la olla de jueyes. Al parecer, la paloma mensajera, en vez de llevarle el mensaje a sus compatriotas y buscar una solución que beneficiara a la comunidad puertorriqueña decidido volar hacia el norte y hace que el mensaje les llegue a dos personas que hasta el momento no han demostrado que tengan en mente los mejores intereses de Puerto Rico y su gente. Estas personas son omnipresentes en el quehacer de la radioafición norteamericana. Literalmente, están como el arroz blanco, jefes de aquello, encargado de lo otro, etc.

Por cierto, me detengo un poco para compartirles esto, parece ser que de vez en cuando la NCVEC hace de las suyas y favorece algunos sobre otros…

There followed a series of difficult moments while the individual VECs came to grips with how the NCVEC would interact with the various parties involved, and as is not unusual in such situations, some misunderstandings occurred that have taken time to sort out. For the most part, these difficulties have been resolved, and the NCVEC operates relatively smoothly today. (http://www.ncvec.org/page.php?id=316)

Regresando a la discusión, estos omnipresentes en vez de ponerse en contacto con los representantes de GLAARG para aclarar los asuntos y buscar una solución en beneficio de la radioafición puertorriqueña. En vez de eso, fueron directamente con Laura Smith (Enforcement Div.), Thomas Derenge (WTB Mobility Div.) y Joshua Smith (Licensing Div. Asst. Chief), todos de la FCC, para levantar su reclamo. !Gracias por la solidaridad!

La acusación contaba de dos partes originalmente, 1) que no se estaba usando las preguntas del banco oficial {por ser en español al parecer} y 2) que no contábamos con la cantidad mínima de 3 VEs que dominaran el idioma por sala de examen… recuerde, la FCC solo repite lo que la parte reclamante dice. Luego de esto surgiría un punto 3 a petición de la FCC, en el cual expresa su deseo de que se consiga un acuerdo a través del NCVEC sobre cómo se va a mantener un estándar para los exámenes en español.

Antes de entrar en los méritos de la acusación, queremos mencionar que Laura Smith le escribió en un correo electrónico a Norm Goodkin, representante de GLAARG. En donde le indicaba que todas las examinaciones en español están suspendidas y que él debía también informarle a los demás VECs que estuvieran ofreciendo. Según me informan, el Sr. Goodkin hizo lo propio, tanto por correo electrónico como por llamada telefónica. Claro, siempre existen por ahí temerarios que sin pensar en los demás, los exponen a recibir la revocación de sus licencias, solo por satisfacer sus egos. Allá ellos.

 

Retomando la discusión del reclamo levantado ante la FCC. Sobre el punto 1, este es inconsecuente ya que ellos mismos, los omnipresentes, se les olvidó que el propio NCVEC que acordó que no meterían las manos en las traducciones en español y como mencionaba en su manual son los VEC los que se envuelven directamente con sus VEs en lo que tiene que ver con las traducciones. Y por si acaso, está probado a saciedad que los exámenes pueden ser en cualquier idioma, cuanto más en español.

 

Ahora le damos atención al punto 2, esta es la acusación más inverosímil que he escuchado. Si los acusadores no estuvieron presentes en la sesión de examen, ¿cómo pueden conocer quién sabe o no español? Tristemente, la capacidad investigativa de la FCC está muy lejos de la de sus primos del FBI. Ellos mencionan que había formas 605 firmadas por personas que no tienen apellidos latinos. ¡Por Dios! Ahora para saber español hay que tener un apellido latino, siento vergüenza ajena. Además, las sesiones de GLAARG son bilingües, así que alguien puede optar por tomar el examen en inglés y por lo tanto sus examinadores pueden ser personas que solo dominen el inglés. También es norma de GLAARG que el mínimo de VEs por sala sean de 4. Así que no eran 3 sino 4 personas los que sabían español en cada sala.

Tomemos ahora el tercer (3) punto y último, que por cierto ha resultado ser el más difícil. Este comenzó como el deseo de lograr un acuerdo con el NCVEC y de momento se transformó, en las manos de Thomas Derenge, en que había que conseguir la bendición de los omnipresentes. Cualquier parecido a una parodia radiofónica de “El Padrino” es pura coincidencia. Porque al parecer si los Corleone, perdón los omnipresentes no están de acuerdo, nada se puede hacer. Pero, ¡cómo te puedes poner de acuerdo con personas que no contestan email, ni llamadas! Muy triste el asunto. Si uno fuera mal pensado diría que están tratando de dilatar el proceso a propósito…

Manos a la obra…

Mientras unos dilatan las cosas otros trabajan en pro de Puerto Rico. ¿Y qué se ha estado haciendo?, se ha estado trabajando en lo segundo mejor que se podía hacer. Un grupo grandes de VEs de diferentes entidades de Puerto Rico se unieron y aprobaron como traducción oficial del banco de preguntas en inglés, la traducción hecha por Hector A. Morales, NP3IR. De paso, se creó un comité de traducción el cual está liderado por el propio Hector estará a cargo de darle las actualizaciones que sean necesarias. Este comité cuenta con compañeros radioaficionados con antecedentes variados, lo que le impartirá color y profundidad técnica al banco. Mientras, el Sr. Goodkin nos notifica, está abriendo los canales de comunicación con el QPC del NCVEC, que por cierto ya le dijeron que no tienen personal, ni los recursos para trabajar una traducción… ¡cómo se repite la historia!

Bueno, después de esta tan extenuante lectura, ¿considera usted justo el que se haya paralizado la examinación en español? ¿Creé que es moral dilatar el proceso por la mezquindad de impedir el crecimiento de una organización? ¿No le da esto un olorcito esto a discriminación?

Sea usted el juez…

Conversación via email del autor con Laura Smith, de la FCC

Un comentario:

  1. Hoy, 28 de octubre de 2020, la FCC dio su aprobación para reanudar el uso de traducciones al español para los exámenes de radioaficionados de la FCC. Gracias a todos los que ayudaron. Necesitaremos muchos VEs de GLAARG para dirigirnos a los muchos candidatos que necesitan tomar el examen. 73, K6YXH

No se admiten más comentarios